El Muro de la Vergüenza

El Muro de la Vergüenza es un conjunto de ocho muros defensivos de una longitud superior a los 2.720 km. construidos por Marruecos en el Sáhara Occidental. Es una zona militar con búnkeres, vallas y campos de minas antipersona, construida con el fin de crear una línea de división entre los territorios ocupados por Marruecos y los territorios liberados por el Frente Polisario, y evitar así la vuelta de los refugiados saharauis a su legítimo territorio.

Fue construido por el ejército marroquí, con la ayuda de expertos israelíes y la asistencia financiera de Arabia Saudita y Estados Unidos, además está armado y defendido con armamento estadounidense, saudita y francés; de lo cual muchas de las armas, minas, helicópteros, tanques y aviación son los excedentes y de la guerra de Vietnam, cedidos a Marruecos por EE.UU. Es también el muro más largo del mundo y está defendido por más de 180.000 soldados marroquíes, que cada cuatro o cinco kilómetros están desplegados en forma de compañía militar, generalmente infantería. 

Hacia el interior es territorio minado, alambrado, además de haber obstáculos como muros de arena o de piedras (inferiores a 1 metro normalmente) y radares para detectar cualquier tipo de presencia. Las minas anti-persona que se extienden por todo el muro están fabricadas, entre otros países, por España e Italia. El mantenimiento del muro le cuesta a Marruecos el 4,6% de su PIB. 

El muro empezó a construirse en 1980 hasta 1987 para mantener fuera del alcance de los saharauis los dos tercios del Sahara Occidental, donde se hallan las minas de fosfatos de Bucraa, así como la zona costera, que es de una gran riqueza pesquera. 

El territorio más allá del muro está bajo el control del Frente Polisario, en lo que denominan Territorios Liberados, y una zona hostil, parte del desierto del Sáhara que casi no posee importancia económica. La construcción se llevó a cabo en varias fases durante la confrontación armada entre el ejército marroquí y el Frente Polisario, cada una de las cuales ampliaban el territorio controlado por el ejército marroquí. Así, en muchos lugares el muro es en realidad un conjunto consecutivo de distintos muros.

Este muro es algo más que una barrera, es el símbolo de la ocupación y la agresión del Gobierno marroquí que se niega a devolver su legítimo territorio al Pueblo Saharaui, un territorio que se les arrebató por la fuerza ante la pasividad del Gobierno español y de la Comunidad Internacional, un territorio que encierra unas riquezas naturales (fosfatos, uranio, petróleo, gas, plomo, titanio, oro, zinc y la zona pesquera) que son el verdadero motivo de la ocupación marroquí y del silencio de las potencias que se benefician de esto (Francia, España y EE.UU.) 

 

El Muro de la Vergüenza es también una agresión contra los Derechos Humanos, pues su campo de minas (unas siete millones) atenta contra la vida de civiles sin distinguir entre niños o adultos, y son numerosas las mutilaciones y muertes que provocan año tras año de forma indiscriminada, pues las minas esperan silenciosamente a su próxima víctima inocente.

Sáhara Sí en redes sociales :